¿Una imagen vale más que mil palabras?

La revolución cognitiva y los avances de las neurociencias coinciden en señalar que las personas tienen diversas imágenes y representaciones mentales en su cerebro, y que éstas pueden ser estudiadas por los investigadores, y alteradas por educadores y comunicadores.  ¿Por qué esta obsesión con las representaciones mentales?

Según Howard Gardner, profesor de Harvard, y uno de los investigadores «más influyentes» en el campo de las ciencias sociales, esto se debe a que las representaciones mentales tienen impacto en el comportamiento. En sus propias palabras, estas conductas se veían como una “mera sombra de estas representaciones mentales de la persona: ése era el gatillo que disparaba las acciones —u omisiones– y el intérprete de su significado.[1]

En este sentido, el neurólogo Damasio (2001) sostiene que “Los filmes son la representación externa más cercana a la narración descollante que acontece en nuestra mente. Lo que sucede en cada toma, el encuadre de cada sujeto en movimiento por parte de la cámara, lo que acontece en la transición de tomas lograda por la edición, y lo que ocurre en la narración construida mediante una yuxtaposición singular de tomas es comparable, en algunos aspectos, a lo que sucede en nuestra mente gracias a la maquinaria encargada de fabricar imágenes visuales y auditivas, y a dispositivos tales como los diversos niveles de atención y memoria de trabajo.”

Hoy la capacidad de atención de la memoria está en retroceso y se reduce a apenas 8 segundos, en comparación a los 12 segundos, del año 2000. Uno de las partes del cerebro que focalizan la atención es el filtro articular SAR o Sistema de Activación Articular, que decide que información es útil para nosotros, y por lo tanto, la hace visible a nuestro consciente. No hay duda además, que las emociones impulsan al triángulo de la atención,el significado y la memoria. Esto quiere decir que “la razón sin emociones es neurológicamente imposible”.

Paul Martin Lester, autor de la teoría sintáctica de la Comunicación Visual, declara: “Algo está sucediendo. Nos estamos convirtiendo en una sociedad mediada visualmente. Para muchos, la comprensión del mundo se está logrando, no a través de las palabras, sino a través de imágenes”. Entonces, si las imágenes son tan importantes qué podemos hacer. Tres ideas concretas:

1) Dedicar el tiempo necesario para componer imágenes que sean convincentes y poderosas;

2) las personas no leen todo, sino que escanean la información, y prestan más atención a titulares y fotos. Al repecto, Ogilvy remata “Cuando hayas escrito tu título, habrás gastado 80 centavos de tu dólar”.

Y por último, conviene pensar las imágenes con fecha de vencimiento, más de un día puede ser equivocado.

 

https://barresi.com.ar/e-news/

 

Fuentes

[1] Gardner, H. (1943-1999). The Disciplined Mind: What All Students Should Understand. New York: Simon & Schuster.

La nueva era #cognitiva #Atención #educación #HowardGardner #psicología cuestión de #imagen


a

Related Blogs